Blanquea tus dientes naturalmente

 

La higiene bucal es imprescindible para mantener una dentadura fuerte y saludable. Hay que aprender algunas técnicas que se vuelven fundamentales para conseguir unos dientes blancos y bonitos. 

Frutas y verduras con piel como la manzana o la zanahoria son perfectas para limpiar toda la zona de bacterias. En los tiempos que corren buscamos la perfección y una estética de belleza hermosa, la dentadura puede ser una parte importante de nuestro aspecto, por esta razón, muchas personas pretenden conseguir una bonita sonrisa.

Nosotros te ayudamos a conseguirlo, os contamos algunas formas de cómo blanquear los dientes de manera natural, se necesita de constancia y un poco de disciplina para obtener resultados, sin embargo, son métodos naturales y nada dañinos. 

Remedios naturales para blanquear los dientes

  • Cáscara de naranja: contiene sustancias útiles para quitar las manchas que se quedan en los dientes. La parte blanca de las mondas de las naranjas contienen vitamina C, fibra, pectina y limoneno. El último componente ayuda a blanquear los dientes de forma natural. Para conseguirlo, frotaremos la parte blanca durante unos minutos y transcurridos media hora podrás lavar normalmente los dientes. No debemos abusar de este método, tan sólo una o dos veces a la semana.
  • Aloe vera: añadiremos un poco de aloe vera en gel en cada cepillado, así se blanquearán paulatinamente.
  • Bicarbonato de sodio: es un buen producto para eliminar las manchas de los dientes, para ello, añadiremos media cucharada de bicarbonato de sodio y lo restregaremos por los dientes, después cepillaremos. No hay que abusar de este tratamiento, ya que a la larga puedes romper el esmalte natural.
  • Fresas: las fresas eliminan el sarro, frotaremos la mitad de una fresa por los dientes durante unos minutos y enjuagaremos con pasta dental. La fresa actúa de forma parecida al bicarbonato, las fibras que posee ayudan a eliminar bacterias peligrosas para nuestro organismo.

Todos estos tratamientos son perfectos para realizar en casa, sin embargo, no hay que abusar de ellos porque se pone en peligro del estado de nuestro esmalte natural. Prueba a realizarlo en semanas alternas y como mucho dos veces a la semana. A lo largo de un mes comprobarás que tu dentadura brillará con más blancura que nunca.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *