Beneficios de la leche sin lactosa

A día de hoy muchas personas han empezado a consumir leche sin lactosa y no son intolerantes a la lactosa en sí. No hay problema en hacerlo ya que este tipo de leche es ideal para nuestro organismo, los beneficios pueden ser para la gente con esta intolerancia como para los que no la sufren.

La lactosa es el azúcar presente en todas las leches de origen animal, incluso la leche materna la posee. Dependiendo de la procedencia de la leche variará la cantidad de lactosa en unas u otras, la leche de vaca, cabra, oveja o búfala el contenido del azúcar variará.

Las personas que sufren intolerancia tienen que eliminar esta sustancia de su alimentación, deben fijarse bien en su etiquetado para no comprar leches que siguen teniendo algún porcentaje de lactosa, por otro lado, los quesos y los yogures deben ser restringidos en su dieta. En muchas ocasiones, las personas con una fuerte intolerancia optan por realizarse leches vegetales caseras para asegurarse que el desayuno de cada mañana les sienta bien, o sino, en los supermercados ya ofrecen otras alternativas como la leche de soja, de avellanas, avena o arroz que son deliciosas opciones para echar al café.

Cómo es la leche sin lactosa

Este tipo de leche es una leche normal, tan sólo se le ha extraído su azúcar. Posee los mismos minerales, vitaminas, proteínas y enzimas. Veamos cuáles son sus características más comunes.

  • Aunque no tenga el azúcar, tenemos que recalcar que este tipo de leche engorda igual que el resto. Si estás a dieta para perder grasa y quieres reducir tus calorías, tenemos que elegir leche desnatada o baja en grasas.
  • Es mucho más digestiva que la leche normal. Si empiezas a consumirla de manera habitual y no eres intolerante no apreciarás el cambio con la leche entera, sin embargo, si sufrías de dolencias empezarás a sentirte mejor.
  • No sirve para controlar el estreñimiento. Si tienes dificultades para ir de vientre no debes cambiar el tipo de leche que consumes por la leche sin lactosa, ya que ésta no ayuda en ese sentido. Sin embargo, puedes probar por tomar leche que lleve más cantidad de fibra vegetal para darte ese empujoncito que necesitas.
  • Si tu bebé tiene problemas para digerir la lactosa no hay problema, se pueden conseguir leches maternas sin lactosa. Algunos bebés pueden tener problemas y es el pediatra el que aconseja cambiar a este tipo de leche.

Actualidad

En la actualidad muchas personas consumen leche sin lactosa sin necesidad, muchos piensan que es más una moda que una verdadera intolerancia, muchos estudios de nutricionistas aconsejan reducir la cantidad de lácteos en la edad adulta, esta puede ser una razón de peso para cambiar el tipo de leche o bien, dejar de consumir tantos yogures.

La intolerancia puede llegar a afectar a la larga a las paredes del aparatos digestivo y hacer que la absorción de otros nutrientes no sea posible. Por ello, hay que estar atento si realmente se es o no intolerante a la lactosa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *