Cómo aumentar la flexibilidad del cuerpo

¿Sabías que la flexibilidad desempeña un rol muy importante en tus entrenamientos? No sólo se trata de ser o no capaz de alcanzar los pies con las manos, sino que es mucho más. Estirar las fibras musculares te convierte en un mejor atleta, a la vez que previene la aparición de lesiones.

Tampoco hay que olvidar que ayuda a mantener una agilidad y postura correctas a medida que se cumplen años. Los siguientes hábitos diarios te ayudarán a aumentar tu flexibilidad:

Comienza a primera hora: Estirar por la mañana te inyectará energía a la vez que aumenta tu flexibilidad. Recuerda que, dado que los músculos todavía están fríos, lo adecuado es realizar estiramientos suaves que fuercen tu cuerpo más allá de lo que te resulta cómodo. Puedes hacerlo incluso desde la cama.

No te saltes el enfriamiento: Estirar después de entrenar para ayudar al cuerpo a pasar de la actividad a la inactividad es importante, especialmente si eres runner o ciclista. Y es que estos deportes pueden provocar nudos musculares. Con unos minutos es suficiente para destensar tu cuerpo y permanecer flexible.

Utiliza rodillos de espuma: Este equipamiento asequible y fácil de usar destensa los músculos y mejora la flexibilidad de las personas. Utilízalo de manera regular, haciendo hincapié en esas zonas de tu cuerpo que tienden a causarte problemas de tirantez después de entrenar o de pasar muchas horas sentado frente a un escritorio.

Considera el yoga y el pilates: Aunque se puede hacer, no es necesario que cambies tu entrenamiento habitual para practicar estas disciplinas, sino que puedes introducirlas como un complemento al mismo. Si eres constante, experimentarás un cambio enorme tanto en la flexibilidad de los músculos como en su fuerza.

Dirígete a las áreas problemáticas: Dedica tiempo extra a las zonas más tensas después de estirar el cuerpo de manera general.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *