Zumo de tomate ideal para el buen tiempo

zumo-de-tomate

El tomate lo encontramos en multitud de platos de nuestra gastronomía, lo más común es verla en su forma más natural en una ensalada, o bien triturado para hacernos degustar un delicioso gazpacho.

Aun así, el tomate nos aporta mucho más que su sabor, las vitaminas, nutrientes y cualidades hacen de este fruto un súper alimento.

Cuando optamos por tomar su jugo, un zumo de tomate no ha perdido ninguna cualidad que posee la pieza de fruta entera, además, facilita su ingesta y nos aporta todas y cada una de sus vitaminas. Muy sencillo de preparar un jugo natural de tomate, tanto, que es imposible creer que alguien no se anime a prepararlo.

Cómo hacer zumo de tomate

Lo primero que debemos hacer es limpiar bien los tomates seleccionados y quitarles las pepitas. Lo ideal es que estuvieran refrigerados por lo menos durante horas para que el jugo salga fresco.

Los cortamos a dados y los introducimos en una licuadora y licuamos y trituramos durante varios minutos. Si el resultado es muy espeso podemos añadirle un vaso de agua.

Una vez que la textura nos convence podemos añadirle hojas de albahaca fresca, unas gotitas de limón y una pizquita de sal. El resultado es asombroso.

Propiedades y beneficios

Este zumo es perfecto ya que puedes obtener grandes cantidades de vitamina A, C y E, y posee altos niveles de ácidos orgánicos y licopenos. Estos licopenos son perfectos para mantener a raya algunas enfermedades como el cáncer, tiene efectos muy positivos cuando buscamos mejorar la salud del corazón. Por ello, consumir al menos 200 ml de jugo de tomate nos mantendrá fuertes y libre de enfermedades.

Es buena opción si se quiere adelgazar, ya que es una fruta diurética, ayuda a tener buenas digestiones y sacia el apetito.

Debemos tener en cuenta que si se consume mucha cantidad de tomate puede ser perjudicial para el organismo, todo debe ser consumido en su justa medida. Ya que si se toma mucha cantidad, puede afectar a nuestra flora intestinal y puede producir ardores y malestares en nuestro estómago, así como cólicos muy fuertes.

Además, recordamos que todos los cítricos pueden servir como laxante, así que deben tomarse siempre en pocas cantidades.


Escribe un comentario