Yogur, Kombucha y salud digestiva

52

Tanto el yogur como el kombucha son dos alimentos que contienen bacterias especiales llamadas prebióticos, las cuales pueden promover la salud digestiva mediante el control de la población de bacterias dañinas en el tracto digestivo.

Según el "New York Times", miles de especies de bacterias se clasifican como prebióticos, pero pocas han demostrado su eficacia en humanos mediante ensayos clínicos, sin embargo además de las bacterias prebióticas proporcionadas por el kombucha y el yogurt, éstos alimentos poseen diferentes valores nutricionales que pueden adaptarse a las diferentes necesidades dietéticas individuales.

Una botella de 16 onzas de Kombucha contiene aproximadamente 60 calorías, ya que ésta bebida no aporta ni grasas, ni proteínas, sólo siete gramos de carbohidratos, pero contiene 20 por ciento de la ingesta diaria recomendada de vitaminas B1, B2, B3 y B6, sin embargo el kombucha contiene un 20 por ciento de la vitamina B12, la cual por lo general solo se encuentra en la carne y representa una de la vitaminas que deben incorporar a la dieta vegetariana como suplemento.

El Kombucha es un té fermentado por las bacterias que son responsables de los beneficios para la salud de la bebida, sus defensores afirman que facilita la digestión, aporta energía natural, brinda claridad mental y fortalece el sistema inmunológico.

El Yogur

Una taza de yogur de leche entera contiene aproximadamente 300 calorías con 17 gramos de proteína, 16 g de grasa y 23 g de hidratos de carbono, éste alimento ancestral también es una buena fuente de calcio y vitamina A, sus prebióticos se conforman principalmente por el Lactobacillus acidophilus, pero la cantidad exacta de la bacteria varía de producto a producto.

La elección entre el yogur y el kombucha dependerá de sus necesidades alimenticias individuales, debiendo tener en cuenta que el yogur contiene más macronutrientes, lo que significa que puede ser utilizado como una merienda saludable o comida. El Kombucha, sin embargo, tiene algunos macronutrientes y no reconstituye el cuerpo de la forma que lo hace el yogur.

Imagen: Flickr


Escribe un comentario