Yoga y vegetarianismo

01

La dieta del yoga se basa en el vegetarianismo, cuya corriente nutricional o estilo de vida siempre ha sido controvertida desde la óptica científica por el concepto erróneo de una deficiencia proteínica que sufre todo aquel que sigue este camino nutricional, sin embargo el yoga ha demostrado lo contrario, ya que el estilo de vida que propone es uno de los más saludables, cuyos efectos han trascendido los tiempos demostrando sus resultados en la longevidad de todos aquellos que lo practican.

Los beneficios de ser vegetariano incluye ventajas comprobadas científicamente en la actualidad a través de varios estudios, en los cuales se ha determinado que la dieta vegetariana disminuye las probabilidades a padecer enfermedades tales como; cardiacas, derrames cerebrales, renales y algunos tipos de cáncer, además de presentar una menor o mínima tasa de obesidad.

Las comidas vegetarianas incluyen: cereales, legumbres, pasta, frutas y hortalizas, frutos secos, semillas, algas, miel, lácteos (depende de la corriente) y hierbas, brindando posibilidades culinarias que nada tienen que envidiar a cualquier otro tipo de alimentación.

En una dieta yoga se recomienda comenzar de a poco, para ir adaptándose gradualmente al reemplazo de la carne, ya que de lo contrario se puede atravesar por algún tipo de síndrome de abstinencia con efectos no deseados tales como cansancio o desgano, nerviosismo, depresión, etc., además lleva tiempo ilustrarse respecto de las distintas formas de preparación y beneficios de cada alimento.

Una de las bases de este tipo de dieta es el ayuno, considerado como una herramienta terapéutica indispensable para limpiar al organismo de la toxemia acumulada por una alimentación errónea que en el tiempo puede originar distintas enfermedades, el ayuno actúa a través del fortalecimiento orgánico, pero siempre debe ser supervisado por profesionales idóneos en cada caso particular.

Imagen: flickr


Escribe un comentario