Vitamina E, su importancia para la salud

02

La vitamina E es un nutriente esencial para los seres humanos, representando un compuesto liposoluble (se disuelve en un medio graso) con excelentes propiedades antioxidantes o compuestos químicos que protegen a las células contra los efectos nocivos de los radicales libres o moléculas dañinas que desequilibran el organismo, llevándolo a la degeneración en sus distintos niveles.

Existen varias formas de la vitamina E pero la más importante para el ser humano es la conocida como “alfa tocoferol”, que dentro de los distintos beneficios para la salud destaca su capacidad para mejorar el sistema inmunológico, presentando a su vez un poderoso efecto anti-inflamatorio.

Según estudios científicos la vitamina E tiene un efecto protector contra las enfermedades crónicas, retarda la progresión de la demencia y previene enfermedades del corazón, cáncer y ciertas enfermedades del ojo como la degeneración macular o las cataratas. Este efecto protector puede ser posible gracias a su riqueza en antioxidantes y su capacidad para inhibir la agregación plaquetaria.

La mejor manera de obtener la vitamina E es de forma natural a través de una dieta bien equilibrada, siendo excelentes fuentes los alimentos que incluyen el aceite de cártamo, aceite de girasol, aceite de semilla de algodón, mantequilla de maní, nueces, semillas, aderezos para ensaladas a base de aceites vegetales, productos de trigo entero, germen de trigo y cereales fortificados.

Otros alimentos que contienen esta vitamina son el aceite de soja, aceite de maíz, la carne, la yema de huevo, los vegetales de hoja verde, espárragos y las margarinas.

La deficiencia de vitamina E no es común, pero si ocurre existen varias posibles consecuencias, ya que su ausencia por un largo período de tiempo, puede conducir a la ceguera, enfermedades del corazón, daño en los nervios, compromiso del sistema inmune, perdida de equilibrio y dificultades de coordinación, debilidad muscular o disfunción y el deterioro de los procesos del pensamiento.

Imagen: flickr


Escribe un comentario