Vitamina B-6 para la salud

55

La vitamina B-6 o piridoxina es una vitamina soluble en agua que se encuentra presente de forma natural en ciertos alimentos y se añade a otros como suplemento, debiendo consumirse a diario para mantener la salud general y particularmente durante el embarazo y la lactancia.

La Junta de Alimentación y Nutrición norteamericana recomienda que todos los adultos de 19 a 50 años deben consumir 1,3 miligramos de la vitamina B6 a diario, cantidad que de incrementarse en las mujeres que están amamantando o embarazadas, pudiendo obtenerse tanto de fuentes naturales como de suplementos.

El cuerpo utiliza la vitamina B-6 para producir glóbulos rojos, metabolizar las proteínas y una serie de otras reacciones enzimáticas, encontrándose en diferentes tipos de alimentos tales como; carnes de pescado y las vísceras animales, así como también los ciertos alimentos elaborados industrialmente son adicionados o fortificados con la vitamina, como es el caso de los cereales para el desayuno y otros, destinados a la nutrición infantil.

La vitamina B-6 tiene tanto un efecto calmante como energizante y se debe tomarse cuando comienza el día preferentemente, ya que de noche podría interrumpir el sueño.

Los efectos secundarios de la vitamina B-6 son generalmente leves y la toxicidad es muy rara, dependiendo de la dosis y la sensibilidad individual, por ello la Junta de Alimentos y Nutrición ha establecido un límite máximo para su consumo diario como suplemento; así los hombres adultos y mujeres no deberían consumir más de 100 miligramos al día a menos que lo indique un médico.

La vitamina B-6, especialmente en grandes dosis, puede causar somnolencia, malestar estomacal y dolor de cabeza, algunas personas notan una sensación de hormigueo en las manos o los pies, así como un estómago vacío puede aumentar estos efectos secundarios.

Imagen: MF


Escribe un comentario