Ventajas de los germinados

Los germinados se obtienen de hacer germinar las semillas, las cuales contienen el embrión donde se acumulan otras propiedades alimentarias más fáciles de digerir.

Se pueden hacer germinados de cereales, legumbres, semillas, hortalizas y algunas plantas medicinales, pero poniendo especial cuidado en las que pueden ser tóxicas, los germinados del tomate o de la patata, pueden resultar tóxicos.

La alfalfa, cebada, soja o frijol chino, son de los más utilizados y producen brotes de gran calidad alimentaria.

 Con el proceso de germinación, se aumentan los enzimas, en mayores proporciones que los que podemos encontrar en verduras o frutas, que no han pasado por este proceso.

Se produce así mismo una transformación de las proteínas en aminoácidos mucho más fáciles de digerir, eliminando problemas intestinales que pueden originar las legumbres o resultando aptos para celíacos, alimentos que sin ser germinados no podrían ser consumidos por ellos.

El almidón en los alimentos germinados, se transforma en glucosa, este proceso hace que la digestión sea más sencilla y se eliminen los inconvenientes de asimilación.

La germinación produce brotes ricos en clorofila y sin los inconvenientes de la contaminación a través de los pesticidas, ya que los podemos realizar en casa o adquirirlos de cultivos biológicos.


Escribe un comentario