Variedad en los tipos de cocción para mantener la líneas

Verdura

Según el modo de cocción, la tasa de calorías de un alimento puede pasar hasta el doble. Pero comer al vapor todos los días no es la solución. Lo ideal y la riqueza está en la variedad.

La cocción en agua es la solución escogido habitualmente para preparar las verduras. Los más asiduos a este tipo de régimen utilizan la cocción también para cocina pescado y carne. Ciertamente, desde un punto de vista calórico, todo en este de cocción es bueno, puesto que no requiere añadir materias grasas, aunque a nivel del paladar deja mucho que desear.

La comida así preparada suele se insípida, y al final se le añaden cosas que terminan aumentando la tasa de calorías. Normalmente se suele reservar para cocinar verduras, que posteriormente se condimentan con especias o salsas ligeras a base de yogur.

La cocción al vapor es el fetiche de los dietistas. Ciertamente es ideal para quien desea mantener la línea, puesto que no requiere que se le añada ningún tipo de materia grasa, y además conserva el gusto de los alimentos. Con un poco de práctica, se pueden descubrir buenas manera de cocinar las verduras, carnes y pescado. No cabe duda de que se trata de un tipo de cocción que merece la pena favorecer a diario.

La cocción en sartén es probablemente la que peor reputación tiene, por culpa de las materias grasas que se le añaden. Pero dejémoslo claro de una vez por todas, para estar delgados no se está obligado a erradicar por completo las grasas de la dieta. Al contrario, las materias grasas son esenciales para la salud, puesto que hacen funcionar correctamente las células, que tienen necesidad de 30 a 40 g de lípidos.


Escribe un comentario