Uvas, vino y colesterol

520

El vino tinto o elaborado con uvas rojas es el que ofrece más beneficios para la salud, debido a las potentes propiedades antioxidantes, pero es el proceso de fermentación necesario para su elaboración donde se produce una mayor cantidad de “resveratrol”  una sustancia capaz de reducir considerablemente el colesterol total del organismo, con todo los beneficios para la salud que esto representa.

El consumo de cantidades moderadas de alcohol puede beneficiar a su corazón, por lo cual el vino tinto o rojo, reúne las condiciones favorables para la salud, entre los que se incluyen un aumento de colesterol bueno o lipoproteína de alta densidad HDL, así como también la disminución de la formación de coágulos y la prevención del daño arterial debido a la acumulación de colesterol malo o lipoproteínas de baja densidad LDL, según la Clínica Mayo.

Si bien el vino tiene todos estos beneficios para la salud, también se los puede obtener del jugo de uva natural elaborado con uvas rojas o moradas, particularmente cuando se desea evitar el consumo de alcohol o para el consumo de niños, embarazadas y ancianos.

Las uvas rojas proporcionan algunos de los antioxidantes y los mismos beneficios para salud cardiaca que los del vino tinto o rojo, sin embargo las uvas enteras además proporcionan fibra dietética, la cual beneficia la salud intestinal de acuerdo a Harvard School of Public Health, siendo la pectina el tipo de fibra soluble presente en las uvas y ésta es capaz de reducir el colesterol.

En resumen las uvas rojas de forma directa ayudan a reducir el colesterol no sólo por el contenido de pectina, sino también por los antioxidantes llamados flavonoides que incluyen al resveratrol y tanto le jugo de uvas rojas como el vino tinto elevan el colesterol bueno o HDL y así evitan que las las arterias se obstruyan, previniendo posibles ataques cardiacos o accidentes cerebro-vasculares.

Imagen: MF


Escribe un comentario