Una planta muy saludable; la Ortiga

02

Por miles de años la ortiga (Urtica dioica) ha formado parte de los remedios naturales para el tratamiento de distintas dolencias y en la actualidad todas estas virtudes saludables siguen siendo apreciadas por la medicina natural y la fitoterapia.

Esta planta fue utilizada durante la primera guerra mundial para confeccionar los uniformes del ejercito alemán, así como los soldados romanos la utilizaban como medicamento para las heridas y las inflamaciones generales.

La ortiga es una de las plantas mas utilizadas para tratar las anemias, por su riqueza en hierro, calcio, fosfatos, vitamina A, C y E, este contenido la hace muy especial para el fortalecimiento de la sangre, porque posee hierro para incrementar la hemoglobina y vitamina C, que se encarga de fijarlo en el organismo, ya que son sinérgicos (uno necesita del otro).

El té de ortiga es indicado por la medicina natural para tratar las enfermedades de carácter renal, ya que favorece al sistema urinario en forma general, actuando sobre sus inflamaciones, siendo el caso mas común la cistitis, tan característica entre las mujeres.

La ortiga es un gran estimulante del sistema inmunológico, haciéndola indicada para la prevención de las enfermedades invernales, como la gripe y los resfríos, recomendándose realizar curas previas a la estación, consumiendo 2 tasas diarias de te, por un mes, para reforzar las defensas orgánicas y hacer frente al cambio climático.

Favorece la salud del cabello

Caída del cabello: lavar el cuero cabelludo con infusión de ortigas (hojas o raíces) lo fortalece, engrosando el cabello, ya que sus compuestos nitrogenados reestructuran las proteínas naturales del folículo piloso, nutriéndolo.

Anticaspa: elimina la caspa y deja el pelo sedoso, su alto poder astringente actúa sobre la grasitud del cuero cabelludo, evitando que el pelo se afine y se caiga.


Escribe un comentario