Una explicacion a los antojos, tan comunes y dificiles de contener

image No importa cuanta fuerza de voluntad o firmeza se tenga, todos sucumbimos en algún momento a la necesidad repentina de un helado, barra de chocolate o una bolsa de patatas fritas y esta situación la llamamos popularmente “antojo”.

Para muchas personas y especialmente las mujeres, los antojos son como una fuerza ajena que no se detendrá ante nada hasta que complacer sus demandas, que por cierto siempre revisten carácter de insalubres.

Sin embargo, nuevos estudios muestran que estos anhelos dietéticos no tienen nada que ver con una débil o frágil fuerza de voluntad, ni están vinculados con el hambre, sino que los químicos contenidos en dichos alimentos prohibitivos son tan fuertes que actúan a nivel de nuestros mecanismos de supervivencia, por ello son casi imposibles de resistir.

Por lo cual no importa qué tan fuerte sea nuestra determinación, no tendremos más control sobre ellos, que el control relacionado a una evacuación intestinal, por ejemplo.

Los expertos creen que el principal culpable de los antojos es un sistema de células cerebrales interconectadas denominado "circuito de recompensa" que se desarrolló durante millones de años para alentar el hombre prehistórico a comer para poder sobrevivir.


Escribe un comentario