Una dieta contra la depresión de otoño

El cambio de estación altera la duración de las horas de sol, hecho que influye en muchas personas de forma muy negativa. La explicación se halla en el cambio de las funciones del cerebro que regula sus órdenes a las hormonas en función de la luz solar. Este es el caso del sueño, la sensación de hambre, el humor y la temperatura corporal.

Por ese motivo, cuando empieza el otoño algunas personas padecen una gran falta de apetito, o bien todo lo contrario, un hambre voraz que, en ocasiones, provoca un aumento significativo del peso. A otras personas, el cambio de estación les provoca insomnio, mal humor o sensación de cansancio, pero lo que es más común es la depresión otoñal y el sentimiento de apatía.

El cambio de estación altera la duración de las horas de sol, hecho que influye en muchas personas de forma muy negativa. La explicación se halla en el cambio de las funciones del cerebro que regula sus órdenes a las hormonas en función de la luz solar. Este es el caso del sueño, la sensación de hambre, el humor y la temperatura corporal. Por ese motivo, cuando empieza el otoño algunas personas padecen una gran falta de apetito, o bien todo lo contrario, un hambre voraz que, en ocasiones, provoca un aumento significativo del peso. A otras personas, el cambio de estación les provoca insomnio, mal humor o sensación de cansancio, pero lo que es más común es la depresión otoñal y el sentimiento de apatía.

¿Qué hacer para sentirse bien?

La alimentación juega un papel importante en el estado de ánimo de una persona. De hecho, muchas de las que padecen depresión suelen seguir ciertas dietas elaboradas con el objetivo de estimular su estado de ánimo e influir en él de forma positiva.

Así, prestando más atención a la dieta diaria se puede estimular el estado de ánimo y combatir la depresión de otoñal.

La dieta para el bienestar

Las proteínas son unos de los nutrientes esenciales en estos casos. Son beneficiosas porque contienen aminoácidos necesarios para la producción de neurotransmisores que son los encargados de estimular la sensación de bienestar, buen humor, calma y felicidad.

Este tipo de nutriente se encuentra en carnes, pescados, huevos y leche, pero para las personas que lleven una dieta vegetariana también se pueden consumir cereales integrales, legumbres y frutos secos como alimentos vegetales que contienen una buena cantidad de proteínas.

Por otro lado, los hidratos de carbono proveen al organismo de energía y además participan en el proceso de creación de serotonina, un neurotransmisor fundamental para el bienestar que regula el estado de ánimo y el sueño.

Por último, también es importante realizar un consumo de productos ricos en vitaminas y minerales como el calcio, el magnesio, el litio y el hierro. Cabe destacar el plátano y las espinacas como alimentos ricos en hierro, y la manzana como aporte de una gran dosis de litio. Las legumbres y los cereales pueden ser buen aliado para enriquecer el organismo con vitaminas.


Escribe un comentario