Una alimentación sana y equilibrada

 Alimentación equilibrada

Para llegar a consumir una comida equilibrada y recuperar así la figura gracias a la alimentación, comenzad por saber lo que ponéis en vuestros platos diarios, seguid estos sencillos consejos.

Dejad de lado las grasas escondidas. Existen grasas indisociables de los alimentos (huevos, carnes…), aquéllas que son necesarias para su preparación (aceite, nata, mantequilla…), y las que se se añaden a los platos preparados, repostería y galletas.

Pensamos que limitamos las grasas visibles dejando de lado la mantequilla, sin embargo existe otra solución, y es reduciendo la cantidad de alimentos industriales, siempre demasiado ricos en grasas y en sal.

Es preferible decantarse por los azúcares lentos como la pasta, que penetran suavemente en el organismo y son necesarios para el buen funcionamiento del cerebro. Conviene limitar al máximo los azúcares rápidos, que son nefastos.

El azúcar se puede sustituir por la miel, con un menor índice glicémico. También es bueno comer legumbres. Ofrecen una excelente relación calidad/precio antiestrés por su contenido en magnesio y vitamina B.

Más información – Contra el cansancio, oligoelementos y alimentación equilibrada


Escribe un comentario