Un helado puede reemplazar a un lácteo

 Fruta

Todos los helados a base de leche poseen las mismas características nutritivas que los productos lácteos. De esta forma, una parte de un helado aporta cerca de 150 mg de calcio, lo mismo que 10 cl de leche. Este aporte no es despreciable, puesto que permite cubrir en un 10% incluso un 12% las necesidades cotidianas de calcio de un adolescente.

Sin embargo, los lácteos tienen el inconveniente de ir acompañado de una carga ácida que podría limitar los beneficios del calcio alimenticio, favoreciendo una pérdida del calcio óseo. La adolescencia es un período crítico para la formación de la masa ósea: más de un tercio de la masa ósea en la edad adulta se constituye durante la pubertad. Una alimentación suficiente rica en calcio es necesaria para optimizar el capital óseo y protegerse, en los años posteriores, de una posible osteoporosis.

Sin embargo, un estudio americano reciente ha descubierto que el 90% de los adolescentes no consumía los aportes aconsejados de calcio, y que este consumo era incluso inferior a los valores detectados diez años antes.

Por el atractivo que ejercen los helados en la gente joven (con moderación) estos pueden contribuir a incorporar los aportes de calcio de la adolescencia, a condición de acompañarlos con un régimen rico en frutas y verduras, aportando calcio y elementos alcalinos que permitan fijarlo en los huesos. Sin embargo, para los amantes de los sorbetes, estos por su parte apenas contienen calcio.

Más información – Los smoothies, una mezcla de placer y frescor


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario