¿Tu dieta te obliga a pasar hambre? Puede que estés a tiempo de cambiarla

Comida

Si has adoptado una dieta alimentaria para perder peso que te obliga a pasar hambre, es probable que hayas tomado el camino equivocado, al menos así lo sugieren los estudios realizados al respecto.

Reducir el número de calorías diarias a pongamos 1.200 es una buena manera de perder peso rápidamente. Sin embargo, a largo plazo –en cuatro o cinco años– muchas de las personas que promedian esta cifra acaban recuperando todo el peso. Es un hecho, y si lo piensas detenidamente, tiene mucha lógica.

Esto se debe a que tan fuerte restricción calórica es insostenible en el tiempo. Todos los expertos coinciden en que es mejor una reducción modesta que nos permita una continuidad. Lo que se debe buscar son unos hábitos saludables de por vida, no algo que nos haga perder peso en un corto periodo ¿y después qué? ¿Piensas seguir pasando hambre durante el resto de tu vida? No, eso no es aconsejable desde ningún punto de vista.

Olvídate de las dietas que te hacen pasar hambre. Si de verdad quieres perder peso y no volver a recuperarlo, a través de lo que se conoce comúnmente como el efecto rebote, comienza por hacer un recorte de calorías realista. Si necesitamos unas 2.500 calorías diarias, puede que con recortar 250 y practicar ejercicio de manera regular sea suficiente para una pérdida de peso continuada. Quizá los resultados no lleguen tan rápido como con una dieta más restrictiva, pero es un adelgazamiento más saludable y sostenible, que es lo que debe primar en estos casos.


Escribe un comentario