Trucos que facilitan el entrenamiento matutino

Personas practican el running en otoño

¿No admiras a esas personas que llevan a rajatabla su entrenamiento matutino? Todas las mañanas salen a correr, no dejando que nada se interponga entre ellos y su interés por mantenerse saludables.

Estos trucos te ayudarán a esquivar esos detalles desmotivadores para que las cosas te vayan como la seda a primera hora. Cuando esto es así, se tiene la sensación de tener todo bajo control, lo que contribuye a levantarnos el ánimo de cara al resto del día y, sobre todo, a encarar el entrenamiento matutino con una mejor predisposición. De esta manera es más probable que consigamos una rutina de ejercicio regular.

Prepara el equipamiento la noche anterior

Tener listo todo lo necesario para tu entrenamiento es un pequeño gesto que puede marcar una gran diferencia por la mañana. Busca una superficie donde colocar tu camiseta y pantalones de correr, así como los calcetines e incluso el iPod. Incluye cualquier cosa que te facilite las cosas y te ayude a ahorrar tiempo. Ten también tus zapatillas siempre bien localizadas. Si es el gimnasio donde te diriges, déja la mochila preparada antes de irte a la cama.

Lleva contigo la comida post-entrenamiento

Tener el tema de comida post-entrenamiento resuelto desde la noche anterior ayuda a centrarse más en el ejercicio. Además, pensar en ese sándwich o rico batido que tomaremos al terminar, puede resultar motivante durante esos días en que salir a correr no se encuentra entre tus actividades predilectas.

Recuerda que, después del entrenamiento matutino, es aconsejable una comida proteica para ayudar a tonificar los músculos y prevenir la fatiga. Asimismo, los expertos recomiendan no ingerirlo inmediatamente, sino después del transcurso de 30 minutos.


Escribe un comentario