Trata la anemia fácilmente

anemia

Debemos tener en cuenta si padecemos o no de anemia, es relativamente sencillo padecerla porque por las prisas se suele descuidar la alimentación y repercute directamente en nuestra salud.

La anemia es una disminución de la hemoglobina que tenemos en sangre. La causa más común es la falta de hierro, sin embargo, se debe saber que tener anemia también puede venir de otras enfermedades. 

La vitamina C es ideal para ayudar al hierro de los alimentos que sean asimilados de manera más rápida, por esta razón, nunca dudes en tomar cítricos durante la semana. Las personas que sufren anemia ferrópénica, deben prestar especial atención a todo lo que trataremos a continuación para que al menos sus niveles de hierro vuelvan a la normalidad.

Síntomas más comunes

  • Cansancio
  • Palidez
  • Dificultad para respirar
  • Palpitaciones
  • Mala concentración
  • Insomnio
  • Problemas de visión
  • Dolor de cabeza
  • Retención de líquidos
  • Alteración en el periodo menstrual

Solución y consejos sencillos para compartir la anemia

Si sospechamos que podemos padecer de anemia lo mejor es acudir a nuestro médico de cabecera para que nos haga un examen en profundidad y nos pueda medir la cantidad de hemoglobina en sangre. En la gran mayoría de casos, nuestro médico nos recetará suplementos de hierro, una solución muy práctica pero que a la larga no se considera del todo saludable.

La ingesta de suplementos puede provocarnos gastritis y malestares estomacales. Lo ideal es siempre buscar la alternativa natural y apartarnos siempre que se pueda de los medicamentos, por esta razón, os dejamos una serie de consejos que van como anillo al dedo para mejorar nuestros niveles de anemia.

  • Pistachos: Son muy ricos en hierro y vitamina C, por lo que ayuda a que se asimile mejor. Además, su aporte en proteínas es bastante alto y contiene menos grasas. Un fruto seco ideal para evitar padecer anemia.
  • Piñón: Los piñones, al igual que los pistachos tienen gran contenido en hierro, aunque su porcentaje es menor. Al tener un sabor más suave es ideal para los más pequeños.
  • Polen: El polen en sí aumenta la producción de glóbulos rojos, además de tener muchas más propiedades, lo podemos tomar en infusión.
  • Lentejas: Es bien conocido que el comer un buen plato de lentejas nos aporta gran cantidad de hierro, y no es para menos, las lentejas se pueden tomar de mil formas, tanto en guisos, como en ensaladas por lo que no hay excusa para no tomarlas durante todo el año.
  • Jugo de limón: el limón es una fuente excelente de vitamina C, nos ayuda a asimilar mejor el hierro. Por eso, podemos cambiar el vinagre de nuestras ensaladas por jugo de limón.
  • Alfalfa: Los brotes de alfalfa son un alimento muy rico en minerales, sobre todo en hierro. Nos aporta mucha vitalidad, por eso, cada vez se ven más a menudo en los platos de los restaurantes.
  • Bebida de espelta o mijo: Es una alternativa si no se quiere consumir más leche de vaca.
  •  Tomar el sol: Siempre que se tenga la oportunidad, es decir, siempre que el tiempo acompañe, tomar el sol es ideal para que todos los minerales queden fijados.

Escribe un comentario