Tostadas para desayunar, el mejor alimento

 Tostadas

Es indiscutible que el desayuno de un adulto y de un niño (a partir de los 3 años) debe estar compuesto de una bebida, lácteo preferentemente, y tostadas, y no de un bol de cereales.

¿Por qué sí a las tostadas, si los cereales del desayuno están de moda? Porque la gran mayoría de estos productos industriales están muy azucarados, o demasiado salados, y son pobres en fibras (salvo los que están enriquecidos) y tienen un índice glicémico alto (lo que significa que sus glúcidos se absorben muy rápido).

Salvo para los muesli, donde encontramos frutos secos o deshidratados, los cereales se ablandan en el bol de leche convirtiéndose en una papilla que no se mastica prácticamente.

De golpe, este puré líquido se traga de un golpe o casi, lo que no deja el tiempo suficiente al cerebro para poner en marcha el mecanismo de saciedad. Además, se digiere rápido por culpa de su índice glicémico alto. Conclusión, se vuelve a tener hambre al final de la mañana.

Sin embargo, las tostadas, sobretodo cuando son de pan rico en fibras, deben masticarse para tragarlas, incluso si las mojamos en el café. Esto lleva cierto tiempo, pero al final de la mañana no tendremos hambre, a condición de que las tostadas no estén cargadas de azúcar, y que tengan un buen índice glicémico, medio o bajo.

Más información – Alimentación equilibrada y pérdida de peso


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario