Tomates y pepinos, buenos para la salud

 Tomates y pepinos

Los pepinos y sobre todo los tomates contienen vitamina C con propiedades antiinfecciosas. 200 g de ensalada con estas dos verduras cubren más del tercio de las necesidades cotidianas de esta vitamina. La vitamina C también es un excelente antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres, responsables del envejecimiento.

Los tomates y los pepinos también son una buena fuente de potasio, de magnesio, de cinc, de fósforo, de hierro, de cobre… que participan en el equilibrio de nuestro organismo y permiten hacer el lleno en oligoelementos y sales minerales, para mantener mejor la forma.

Los tomates contienen también licopenos y betacarotenos, antioxidantes mayores que juegan un papel en la prevención de muchos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares. En la piel del pepino se encuentra la peroxidasa, una proteína que tendría la propiedad de contribuir a reducir el colesterol.

Los tomates y los pepinos son ricos en agua y pobres en calorías. Además, los pepinos tienen un índice de saciedad particularmente elevado: porque son crujientes, lo que obliga a masticarlos. Consumidos al comienzo de la comida, sacian mucho, lo que obliga a que comamos menos después.

Más información – Las virtudes del tomate


Escribe un comentario