Tercera edad: salud y bienestar

Vejez

La edad no debe ser ningún impedimento para gozar de una buena calidad de vida través de vivencias, una actitud positiva y una buena salud. En particular la actitud y las creencias pueden influir de gran manera en cómo se enfrente y se disfrute esta etapa de la vida.

Los pensamientos originan emociones y éstas a su vez se ven reflejadas en la salud del cuerpo, por lo que si se tiene una mente optimista y emociones saludables, entonces el bienestar del organismo será mucho mayor sin importar la edad que se tenga. Algunas actividades que pueden fomentar esto son las siguientes:

Educación

El conocimiento y la preparación personal aún pueden continuar después de los 60 años. Muchas instituciones de educación superior aceptan la participación de adultos mayores, los cuales se centran principalmente en aspectos emocionales y sociales -más que en la preparación-.

Entre las ventajas de estudiar se encuentra el ampliar el conocimiento, integrarse de mejor manera a la sociedad y obtener un sentimiento de pertenencia el cual se vuelve esencial en esta período de la vida.

Sexualidad

El amor y las relaciones sexuales no deben terminar con la llegada de la tercera edad, pues si se desea retomar o continuar con esta actividad no sólo es posible, sino recomendable por todos los beneficios que aporta a la salud emocional y física.

Y, más que el desempeño o la duración del acto sexual, lo que cuenta es la unión, el placer y la compañía, para lo cual la pareja debe enfocarse en la relajación, la tranquilidad y el apoyo.

Pasatiempos

Coleccionar diversos artículos, tomar talleres de actuación, participar en clases de yoga o baile son sólo algunas de las muchas posibilidades que existen para estas personas. Buscar algo que se ame y que nutra las experiencias diarias puede mejorar notablemente el interés por la vida en general.

Fuente: Reforma


Escribe un comentario