Terapia magnetica

01

La terapia de campos magnéticos es una de las distintas terapias alternativas a la medicina convencional que utiliza imanes para mantener la salud tratando los trastornos orgánicos, cuyo enfoque se ha convertido en muy popular como recurso para aliviar el dolor y la curación, representando un complemento de tratamientos convencionales.

La terapia magnética no es invasiva y supone que tanto los cambios emocionales como físicos tienen interacción entre el cuerpo y la tierra, ya que ambos son fuentes naturales de campos magnéticos y eléctricos, estableciendo que la buena salud se mantiene cuando el campo electromagnético de una persona está en equilibrio.

La utilización de los imanes con fines medicinales se remontan a la Antigua Grecia y en la Edad Media fue Paracelso un alquimista del siglo 15 el defensor de la terapia basada en la atracción del hierro de los imanes sobre las enfermedades.

Condiciones terapéuticas:

La terapia magnética es un tratamiento externo no invasivo

– Los imanes emiten su energía a la parte del cuerpo afectada, modificando la condición al restablecer su equilibrio, actuando sobre el dolor puntualmente o acelerando los procesos naturales de curación del organismo.

– Los imanes son combinados con agujas de acupuntura ofreciendo mayor eficacia curativa.

2. Problemas tratados

Artritis

– Otros problemas de las articulaciones

Migrañas

– Después de la cirugía sin dolor

– El dolor crónico

– Lesiones por sobrecarga de músculos, tendones y ligamentos

Cáncer

– La depresión

3.Resultados

Aunque la terapia magnética no muestra efectos secundarios adversos cuando se aplican a la práctica médica tradicional, el tratamiento no se recomienda para niños pequeños y mujeres embarazadas. Los pacientes con marcapasos y otros dispositivos implantados deben evitar este tratamiento, ya que los campos magnéticos pueden afectar las funciones del dispositivo.

Imagen: flickr


Escribe un comentario