Técnica y errores habituales de las sentadillas

Sentadilla

Las sentadillas sirven para trabajar cuádriceps, aductores, glúteos, femorales, pantorrillas y la parte baja de la espalda, siendo un ejercicio fundamental a la hora de obtener unas piernas y glúteos definidos y atractivos.

Sin embargo, para beneficiarse de ellas es preciso practicarlas de manera correcta, pues de lo contrario, las sentadillas no tendrán el efecto deseado. En esta ocasión, ofrecemos algunos consejos para que tus sentadillas sean altamente efectivas y se reflejen rápidamente en el aspecto de tus piernas y glúteos.

Errores comunes

  • No descender lo suficiente
  • Perder la postura
  • Levantar los talones
  • Dejar que las rodillas se separen en exceso o superen la línea de los dedos de los pies a medida que se baja

Técnica correcta

Colócate de pie frente a un objeto que te llegue a la altura de las rodillas y separa los pies hasta que queden alineados con los hombros. A continuación, procedemos a realizar la sentadilla en sí.

Ponte en cuclillas, como si estuvieras a punto de sentarte en una silla. Mantén la mirada en el horizonte, el pecho abierto, las rodillas alineadas con el segundo dedo del pie y el peso sobre los talones.

Toca ligeramente el objeto, inclinando el torso en un ángulo no mayor de 45 grados. Vuelve hacia arriba, a la posición inicial, empujando únicamente través de los talones.


Escribe un comentario