Sugerencias para comer en familia

Comer en familia

La vida moderna a veces impide que padres e hijos se sienten a comer juntos, sin embargo el hacerlo no sólo propicia lazos afectivos más sólidos, sino un sentimiento de bienestar mientras se disfruta de los alimentos de manera alegre, tranquila y relajada. Entre las ventajas de realizar esta actividad se encuentran: una mayor nutrición, mejor salud emocional, mejoras en el vocabulario y aprendizaje de destrezas sociales.

Por esto, se sugiere destinar aunque sea una de las comidas al día –ya sea el desayuno, la comida o la cena- para convivir en familia. Y, para aprovechar de mejor manera este momento, se dan los siguientes consejos:

Preparación de los alimentos

Se puede planear con anticipación la comida que se ingerirá a lo largo de la semana, para tener todos los ingredientes listos y la idea clara de lo que se hará. Es conveniente que se asigne una tarea a cada miembro de la familia como lavar, pelar y rallar frutas y verduras (pues además es más probable que los niños estén dispuestos a probar alimentos nuevos si ayudan a prepararlos), junto con alzar, lavar y secar los platos.

Pláticas positivas y constructivas

La hora de la comida debe estar destinada a compartir los sucesos del día y a charlar amenamente sobre algún tema preferido, por lo que se debe dejar para otro momento las quejas, los reproches o los regaños. Este momento debe asociarse con emociones positivas y no con momentos de estrés.

Evitar la televisión

Encender el televisor o estar pendiente de los teléfonos móviles arruina el propósito de la convivencia; además, al concentrarse en otra cosa se pone poca atención a los alimentos que se consumen y a los familiares que los comparten. Una opción es acordar la hora de la cena para ver televisión de vez en cuando para convivir plenamente durante la comida.


Escribe un comentario