Sueño y cafeina

55

La cafeína es la sustancia conocida más popular para mantenernos despiertos y ésta se encuentra naturalmente en el té, el café y el chocolate, pero también forma parte de productos tales como bebidas gaseosas, energizantes y medicamentos.

La cafeína es estimulante natural del sistema nervioso central y tras este conocimiento la mayoría de las personas la consumen con la intención de permanecer mas activos o alertas, tratando de alejar la fatiga en determinados momentos y cometiendo faltas sobre su salud cuando su consumo se hace habito, ya que en tal caso se trasforma en contraproducente, por inducir al estrés.

La cafeína forma parte del grupo químico conocido como xantinas, que actúan sobre otra sustancia química llamada adenosina que se produce naturalmente en el cerebro, por lo general se une a los receptores del cerebro disminuyendo la actividad celular induciendo a la somnolencia.

La cafeína se parece tanto a la adenosina, que su cerebro no reconoce la diferencia entre los dos, pero la cafeína cuando se une con los receptores de adenosina, la bloquea y el cerebro estimula los sentidos al recibir un flujo gradual de adrenalina, que lleva al estado de alerta. Por lo general los efectos de la cafeína se extiende por 30 minutos a una hora y el impulso adicional de ánimo puede durar entre cuatro a seis horas, de acuerdo con los Servicios de Salud en la Universidad de Columbia.

La cafeína puede mejorar la capacidad de realizar actividades simples intelectuales mediante la reducción de la fatiga, pero de forma adicional también actúa sobre otras áreas del cerebro que inducen a elevar el ritmo cardíaco, constreñir los vasos sanguíneos y mejorar la respiración mediante la relajación de los conductos de aire, de acuerdo con la Universidad de Washington. Estos efectos pueden aumentar resistencia en actividades físicas, sin embargo no se recomienda su utilización de forma constante.

Imagen: Flickr


Escribe un comentario