Sofrito, ¿el secreto de la dieta mediterránea?

Sofrito

Se dice que la dieta mediterránea es la mejor del mundo, ya que es muy variada y saludable. No hay que olvidar que en esta zona del mundo se puede disfrutar cada día de fruta, verdura, carne, pescado, frutos secos, legumbres… Pero la mayoría de estos alimentos nunca se ingieren solos, sino que siempre se acompañan de un sofrito o como mínimo de un chorrito de aceite de oliva.

El sofrito podría ser una de los responsables de que las personas que siguen la dieta mediterránea gocen a menudo de una mejor salud que el resto, ya que pescado, fruta y legumbres se come en casi todas partes, en cambio, el sofrito es exclusivo de los países del mediterráneo, principalmente de España, aunque cada vez se conoce más internacionalmente.

En Estados Unidos, donde la dieta mediterránea goza de una gran reputación, y no deja de ganar adeptos, se recomienda comer sofrito al menos dos veces por semana para lograr una mejor salud. Y es que, después de estudiar los hábitos alimentarios de españoles, italianos, griegos, etc, los expertos en nutrición habrían llegado a la conclusión de que el secreto de la longevidad de los habitantes del mediterráneo no estaba en el centro del plato sino a su alrededor, bañándolo con las propiedades beneficiosas del ajo, la cebolla, el aceite de oliva y el tomate.

Aparte de sus ventajas para la salud, el sofrito también aporta un gran sabor a cualquier plato (pasta, arroz, carne, pescado…) y es realmente sencillo de preparar: sólo hay que hervir a fuego lento cebolla, ajo, tomate, un chorro de aceite de oliva y las especias que más nos gusten. Así que ya sabes: añade siempre un sofrito a tus platos si quieres que sus poder saludable sea todavía mayor.


Escribe un comentario