Sodio y salud

77

Las sales de sodio cumplen una variedad de funciones a nivel celular, entre las que se incluyen la señalización eléctrica de los nervios y algunas actividades enzimáticas, pero una de las funciones más importantes de este mineral es su capacidad para regular el equilibrio de agua dentro y fuera de los tejidos y células, a través de un proceso llamado ósmosis.

Se entiende por osmosis celular al flujo de agua que se dirige a las zonas donde su concentración es baja, produciéndose a través de las membranas celulares, lugar donde la concentración de sodio es más alta. Cuando existe una alta concentración de sodio que circula por el torrente sanguíneo debido a un consumo excesivo en la dieta, el agua fluirá de los tejidos y células al torrente sanguíneo, como un esfuerzo para equilibrar el interior y el exterior de las células.

Produciéndose el efecto contrario cuando se experimentan niveles bajos o disminución de sodio en la sangre, pero esencialmente, esto significa que el agua fluirá desde la sangre hacia las células y los tejidos debido a que hay una mayor concentración de sales dentro de estas áreas en comparación con el exterior.

Esta condición se conoce como hiponatremia, donde la reducción de agua en la sangre no sólo disminuirá la presión arterial, además aumentará el agua dentro de las células y los tejidos. La hiponatremia puede resultar en complicaciones graves, como hemorragia cerebral o un derrame cerebral, coma e incluso la muerte.

Los efectos a largo plazo del sodio sobre la presión arterial alta o hipertensión puede derivar finalmente en una enfermedad vascular más seria, ya que la hipertensión crónica provoca un endurecimiento y estrechamiento de los vasos sanguíneos, reduciendo su flexibilidad y haciéndolos más susceptibles a romperse.

Estos tipos de lesiones de los vasos sanguíneos puede causar formación de coágulos sanguíneos, los cuales pueden causar obstrucción del flujo sanguíneo, reduciendo el oxígeno esencial para las células y los tejidos, llevando en última instancia a la muerte de tejidos que recibe el nombre de “necrosis”, en las extremidades, así como conducir a un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Imagen: MF


Escribe un comentario