Siete alimentos que ayudan a calmar el sistema nervioso (parte II)

Tableta de chocolate negro

Retomamos el tema de los alimentos que ayudan a calmar el sistema nervioso para ofreceros los nombres de tres nuevas comidas que, introducidas en la dieta, ayudarán a que os sintáis más relajados y con un mejor estado de ánimo.

Chocolate negro: Al igual que el suero de leche, el chocolate negro contiene L-triptófano, el neurotransmisor responsable de relajar el cerebro. Sin embargo, el chocolate negro también aporta magnesio, un mineral ampliamente reconocido por su capacidad para calmar el sistema nervioso. Añadir a la dieta un poco chocolate negro puede ayudar a calmar los nervios y promover la tranquilidad.

“El chocolate contiene un neurotransmisor conocido como anandamida que tiene la capacidad de alterar los niveles de dopamina en el cerebro, causando una sensación de paz y relajación,” dice la Dra. Kristie Leong. “El chocolate también es rico en triptófano, precursor de la serotonina que parece desempeñar un papel en el alivio del estrés y la promoción de un sentido de calma”.

Nueces de Brasil: Se dice de ellas que son la mayor fuente de selenio que existe en la naturaleza, lo que las hace únicas en el mundo cuando se trata de relajar el sistema nervioso. Según un estudio de la Universidad de Gales, comer el equivalente a sólo tres nueces de Brasil al día puede ayudar significativamente a impulsar el estado de ánimo, promover sentimientos de calma, calmar la ansiedad y elevar los niveles de energía en tan sólo tres meses.

Espinacas: Para que el cerebro y el sistema nervioso funcionen como es debido, el cuerpo necesita un alto aporte de vitaminas solubles en grasa, las cuales contribuyen a la construcción de las capas de grasa que protegen los nervios de los daños. Y uno de esas vitaminas es la vitamina K, que se puede obtener en grandes cantidades por el consumo de espinacas. Estas también ayudan a regular la producción de hormonas en el sistema nervioso para mejorar el estado de ánimo, patrones de sueño y la respuesta del cuerpo a la actividad física y el estrés.


Escribe un comentario