Si bajas y subes de peso cuidado con tus huesos

peso

Se podría decir que cada día una persona nueva y diferente se plantea la idea de empezar un régimen o dieta para bajar de peso, conseguir su figura ideal, sentirse mejor consigo misma o quizá lo realice por cuestiones de salud.

La pérdida de peso puede afectar de forma negativa a la fuerza de nuestros huesos y músculos, no hay que centrarse tan sólo en perder la grasa de muslos, caderas y barriga, tenemos que mirar más allá y tener muy en cuenta el estado de salud de nuestro organismo. 

Ante la falta de reservas de nuestro cuerpo, si nos sometemos a una dieta muy estricta el cuerpo obtendrá la energía necesaria para funcionar de los huesos y los músculos. Para evitar que esto ocurra, introduce siempre en tu dieta alimentos ricos en calcio, como por ejemplo, los lácteos o las verduras.

Bajar de peso con salud

Adelgazar muchas veces a lo largo de nuestra vida puede pasarnos factura si no lo hacemos con cabeza. Se cree que si se baja de peso nuestros huesos dejarán de sufrir tanto, pero las investigaciones ante este tema ha demostrado que tanto los huesos como los músculos pueden llegar a sufrir y mucho.

Para perder de peso, hay que hacerlo de forma saludable, para ello anota:

  • Perder peso de forma gradual y paulatinamente. Si se siguen dietas muy estrictas la energía la sacamos de los huesos, cartílagos y músculos, provocando un desgaste mayor.
  • Se deben realizar dietas equilibradas y balanceadas.
  • Si se consumen pocas calorías grasas y proteínas, el índice de vitamina D disminuirá considerablemente así como los niveles de estrógenos.
  • Además, si se está en la edad de la menopausia hay que tener mucho más cuidado.

Las dietas milagro no existen, una dieta debe estar pensada para cada persona en particular, teniendo en cuenta su edad, su estilo de vida y los objetivos a conseguir. Toda dieta restrictiva puede ser contraproducente porque a pesar de bajar de peso, nuestra salud se pone en el punto de mira.

Estas dietas diseñadas para perder peso rápidamente traen consigo algunas consecuencias:

  • El ánimo decae
  • Se recupera el peso perdido rápidamente
  • Sufre nuestro intestino y se reduce la fortaleza de nuestros huesos y músculos.

Lo ideal, es consultar a un médico para que te cree una dieta rica en vitaminas y nutrientes para que tu salud no corra peligro en ningún momento.


Escribe un comentario