Secretos para una dieta sin hambre

01

El mayor reto para los que quieren bajar de peso es resistir el hambre, ya que las porciones definitivamente se reducirán y los bocadillos o colaciones saludables como las frutas a veces no ayudan y el hambre vuelve rápidamente. Los expertos en nutrición dicen que el hambre es muy común cuando se está a dieta ya que nuestros cuerpos se encuentran en constante formación de células y llenado de las células de grasa, haciendo que el hambre sea una consecuencia directa del aumento de peso, según la CNN de la salud.

Pero la ciencia tiene respuestas sobre cómo controlar el hambre y ayudar a reducir el consumo de calorías, sin disminuir las porciones de la comida, así explica que la saciedad comienza con la actividad de masticar, ya que las calorías de una forma sólida tienden a saciar más que las calorías líquidas.

Por ejemplo, una manzana llena más que el jugo de manzana, ya que los alimentos sólidos deben masticarse y es donde comienza el proceso de absorción de las enzimas cuya función provoca saciedad, además se necesita tiempo para masticar una manzana y el proceso al ser más lento induce a una mayor satisfacción.

Por lo tanto para una dieta sin hambre las calorías consumidas deben ser de alimentos sólidos, debiendo reducir las bebidas azucaradas, el alcohol, los jugos, el café y las bebidas que contengan leche, ya que las calorías de los alimentos líquidos no llenan.

Otro factor positivo para una dieta sin hambre es la fibra soluble que en presencia del agua ayuda a crear una mayor sensación de saciedad en el estómago, por la formación de un gel que brinda la saciedad, enlenteciendo el vaciado del estómago y disminuyendo la absorción de azúcar en la sangre. La fibra saludable es la obtenida de los granos integrales como el trigo, frutos secos, semillas, frutas y verduras.

Imagen: flickr


Escribe un comentario