¿Se puede mantener el peso en Navidad?

Vientre de la modelo Miranda Kerr

Mantener el peso en Navidad es una misión casi imposible debido a los excesos alimentarios inherentes a esta celebración. Sin embargo, es posible minimizar la ganancia de peso, hasta dejarla en algo más de un kilo o solamente unos cientos de gramos, si se siguen unas sencillas pautas a lo largo de las fiestas.

Recordemos que durante la Navidad las personas engordamos una media de cuatro kilos, tanto por el elevado número de calorías de los alimentos típicos como por el estilo de vida que se adopta durante las fiestas. A continuación, ofrecemos algunos consejos en ambos sentidos para que puedas mantener el peso en Navidad o como mínimo no engordar demasiado.

Dulces: Los mazapanes, turrones, bombones, mantecados y demás productos dulces típicos de la Navidad representan una de las mayores amenazas a la hora de mantener el peso, aunque no hay razón para renunciar a ellos por completo siempre y cuando tengamos cuidado de no excedernos. Pero, ¿dónde está el límite? Si estamos en una cena o una comida navideña, un trozo de turrón y un bombón no tiene por qué poner en riesgo nuestra figura. El resto de días, hay que intentar tocarlos lo menos posible.

Bebidas gaseosas: El abuso de este tipo de bebidas también ocasiona aumento de peso durante la Navidad, por lo que, si deseamos mantener el peso, para comer beberemos agua o incluso una copa de vino, aunque sólo una, ya que no debemos olvidar que si se suman las calorías de varias copas de vino u otras bebidas alcohólicas, podemos estar hablando de un número muy elevado.

Ejercicio: Junto al control de los dulces y las bebidas gaseosas, para mantener el peso durante la Navidad, es fundamental no abandonar el ejercicio. Dado que es un periodo vacacional, la frecuencia e intensidad no tienen por qué ser tan altas como el resto del año, pero sí que es importante practicar cardio durante 30 o 40 minutos cada día o cada dos días.


Escribe un comentario