¿Se deben tus problemas a la intolerancia al gluten?

Menopausia

El gluten es una cadena de proteínas que se halla en el trigo, la cebada y el centeno. Su intolerancia destruye el revestimiento del intestino que obtiene los nutrientes de los alimentos, y puede provocar depresión, ansiedad, desequilibrios hormonales, dolor en las articulaciones, estreñimiento y confusión mental.

Lo que sucede es que la intolerancia al gluten puede ser difícil de detectar, culpándose habitualmente de sus síntomas a otros trastornos como el estrés o a hábitos como comer cantidades de comida excesivas o llevar una dieta poco saludable. Esa es la razón por las que las personas que se cuidan tanto mental como físicamente lo tienen más sencillo para ver que podrían ser intolerantes al gluten.

Si hace tiempo que notamos algunos de los problemas arriba expuestos y estos se deben a la intolerancia al gluten, a los pocos días de su eliminación de nuestra dieta, notaremos como el malestar estomacal desaparece, hacemos de vientre con regularidad y, en definitiva, nuestra digestión y metabolismo funcionan mucho mejor.

La intolerancia al gluten a veces no se manifiesta a través de problemas físicos, sino únicamente a través de confusión mental y ansiedad, que pueden tornarse en problemas más graves como la depresión y la esquizofrenia. Retirándolo de la dieta, las personas intolerantes notarán un alivio enorme en su carga mental. En definitiva, estarán más centrados y seguros.


Escribe un comentario