Sanar el espíritu para curar el cuerpo

Espiritualidad

La enfermedad es una falta de equilibrio emocional y de paz interior ya que, cuando hay emociones negativas como ira, temor, frustración y estrés, el cuerpo termina enfermándose. Un médico tratará directamente al cuerpo físico, sin embargo la enfermedad es sólo la expresión del problema y no el problema en sí –la causa radica en el estado mental y emocional de la persona-.

Tanto la salud como la felicidad se reducen a un manejo adecuado de las emociones, situación que se trabaja día a día a través de distintas formas. A continuación algunos consejos para sanar el espíritu:

Practica el yoga.- Este método basado en posturas, meditación, respiración y estimulación cerebral es una técnica poderosa  que puede ayudar a mejorar el estado anímico en general.

Agradece sin quejarte.- Existe una frase que dice “el que se queja de Dios se aleja, y el que agradece todo merece” y esto aplica también para la salud física pues entre más nos concentramos en lo que está mal en nuestras vidas, más estrés introducimos al cuerpo.

Ejerce la bondad.- Está comprobado que actos desinteresados de amor, caridad y bondad presentan una repercusión positiva en el sistema inmunológico y en la salud corporal. El mostrar interés por otras personas –en vez de en nuestros propios problemas- tiene un efecto benéfico en la visión que se tiene de la vida.

Cuida tu mente.- Procurar tener pensamientos positivos y tender hacia la alegría ayuda a mantener un equilibrio emocional adecuado, lo que a su vez se ve reflejado en una armonía física.

Enamórate de tu vida.- Por último, sentimientos como la envidia, la culpa y la vergüenza drenan el bienestar de cualquier persona; por el contrario, practicar sentimientos de amor y respeto propios es la medicina ideal para evitar cualquier enfermedad.

Fuente: Reforma. Salud y Bienestar

Imagen: flickr


Escribe un comentario