Salud y cuidado de los pies

Mujer con los pies en el agua

Al terminar el verano, las sandalias y zapatos abiertos vuelven al armario, y nuestros pies que, durante los meses de calor hemos estado mostrando al aire sin ningún pudor, vuelven a caer en el olvido.

Una vez que van cubiertos y escondidos, ya no le interesan a nadie, y por eso dejamos de cuidarlos. Como lo que está escondido no se ve, nadie sabe en qué estado se encuentran nuestros pies, y a veces ni nosotras mismas, que dejamos para otro día el mantenimiento de la salud y belleza de una de las partes más bonitas del cuerpo de la mujer.

De todas las partes del cuerpo, a priori no eróticas, el pie es sin duda uno de los fetiches más recurrentes. Y el fetichismo de los pies, considerado por el psicoanálisis como una perversión sexual, es algo a lo que los hombres no se pueden resistir.

Al igual que los ojos y los labios, los pies pueden ejercer un poder sexual fascinante. Sin embargo, no por esta razón tenemos que hacer de nuestros pies un objeto de culto. Pero, la elegancia se muestra en los pequeños detalles, y si queremos que “nos besen los pies”, más vale tenerlos bien cuidados.

Al igual que la piel de la cara, la de los pies necesita que le prestemos una atención particular. Siempre sufriendo por culpa de las largas caminatas, y encerrados en incómodos zapatos, los pies están sometidos a una constante agresión.

Al final de la jornada, conviene darles el descanso merecido, y no olvidarnos de tratarlos con el mimo suficiente para que siempre estén listos para cumplir su misión más esencial, que es la de mantenernos erguidas, dispuesta a llegar a donde haga falta.

Más información – Pies: cuida el soporte de tu cuerpo


Categorías

Consejos

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario