Salud ocular: tres consejos para proteger tus ojos

Ojos azules

Llevar gafas no es lo único que podemos hacer para ayudar a nuestros ojos a ver mejor durante más tiempo. La dieta, el tiempo que pasamos delante del ordenador y la exposición al sol también desempeñan un importante papel en la salud ocular.

Comencemos por la dieta, la cual, según varios estudios, debe ser rica en frutas y verduras, ya que en estos grupos de alimentos es donde encontraremos con mayor facilidad los nutrientes beneficiosos para la salud ocular, como el omega 3 (aguacate), la vitamina A (zanahoria), la vitamina C (bayas), la vitamina E (almendras) y el zinc (anacardos).

En lo que se refiere al tiempo que pasamos delante de la pantalla del ordenador, existe un método de protección realmente efectivo y sencillo de recordar que se llama 20-20-20. ¿En que consiste? Pues es muy fácil, cada 20 minutos, mira algo situado a 20 pies de distancia (alrededor de seis metros) durante 20 segundos. Este método, no sólo ayuda a relajar la vista en las largas jornadas en la oficina, sino también el resto del cuerpo.

También hemos mencionado al principio, la protección contra los rayos solares. Una exposición prolongada los rayos UV puede causar degeneración macular o cataratas, por lo que es importante ponerse siempre gafas de sol si vamos a estar durante mucho tiempo en la calle, pero no sirve cualquier modelo. Hay que asegurarse de que están certificadas contra los UVA y los UVB.

A todo esto hay que sumarle el hacerse una revisión al menos una vez al año, sobre todo las personas que llevan gafas graduadas, pues las dioptrías necesarias pueden cambiar de un año a otro y si no llevamos las adecuadas podemos sufrir dolores de cabeza y sensibilidad a la luz.


Escribe un comentario