Salud integral y revisión médica

Saber  qué tipo de estudios existen, su función y cada cuándo es conveniente realizarlos, es esencial para llevar una buena salud. Y cabe aclarar que no necesariamente se tiene que tener una enfermedad para acudir al médico, pues la mejor medicina es la de prevención.

Entre los posibles estudios se encuentran exploraciones, exámenes físicos, pruebas de laboratorio, estudios de sangre y radiología; y entre los posibles padecimientos a detectar están enfermedades crónicas y degenerativas, cardiovasculares, respiratorias, óseas, infecciosas y relacionadas con tumores y lesiones cancerosas.

Al acudir a realizarse estos exámenes es importante contar con la siguiente información: antecedentes médicos personales y familiares, síntomas presentes en los últimos meses y estudios previamente realizados como los gineco-obstétricos en el caso de la mujer. También es útil preguntar si se requiere ayuno para la prueba que se hará o qué tipo de dieta hay que seguir antes y después del examen médico.

Algunos estudios generales son:

  1. Biometría hemática.- Se analiza una muestra de sangre para descartar anomalías en la sangre o alteraciones en el sistema inmunológico.
  2. Perfil de lípidos.- También en sangre, se analizan los niveles de colesterol y triglicéridos.
  3. Examen general de orina.- Asociado a enfermedades en las vías urinarias.
  4. Densitometría ósea.- Para revisar el estado de los huesos y descartar la osteoporosis.
  5. Prueba de esfuerzo.- Se revisa el ritmo cardiaco, la presión arterial y se buscan arritmias o bloqueos arteriales.

Otras pruebas importantes: Para fumadores se recomienda la radiografía de tórax y la espirometría; para mujeres la mamografía y el papanicolau; para los hombres el tacto rectal y para ambos el ultrasonido de abdomen para revisar el estado de los órganos en las mujeres y de la próstata en los hombres.

Fuente: Reforma. Salud y Bienestar

Imagen: flickr


Escribe un comentario