Salud integral: Mente

Salud de la mente

Alimento es cualquier sustancia que sirve para nutrir. Sin embargo el cuerpo no es la única parte de un ser humano que necesita ser alimentado: la mente y el espíritu también deben incluir actividades que nutran su esencia.

Por esto, un ser humano íntegro requiere de la salud corporal, de la mental y de la emocional. Con respecto a la mente, ésta es la herramienta más valiosa que posee un ser humano pues al elegir con conciencia los pensamientos diarios, se puede influir en la manera en cómo nos sentimos y en la visión general que se tiene del mundo.

De igual forma, el aprender a utilizar adecuadamente nuestra mente aprendiendo cosas nuevas, razonando las mejores elecciones para nuestro ser y practicando la manera de afrontar los retos constantes a los que nos enfrentamos, puede mejorar nuestra calidad de vida enormemente.

A continuación 3 aspectos básicos para mantener sana nuestra maravillosa mente:

Ejercitar la mente

Hacer ejercicios de habilidad matemática, de memoria, redacción y lectura rápida; hacer ensayos, resúmenes o síntesis de algún tema; jugar ajedrez, aprender un idioma o habilidad nuevos; pueden ser algunas opciones excelentes para este objetivo.

Pensamientos positivos

Adiestrarse en el arte de eliminar la negatividad de la mente y de concentrarse en cosas buenas y provechosas puede tomar algún tiempo, sin embargo cada mejora es un logro y debe seguir fomentándose. Evitar la preocupación, el miedo, la ansiedad y el estrés y sustituirlas por una actitud que sea alegre, optimista y despreocupada debe ser la meta diaria.

Descanso mental

Pasar 5, 10 ó 15 minutos diarios en silencio mental puede beneficiar la concentración y la claridad de la mente, así como un aumento en la energía. Disciplinas como la meditación, el yoga o la contemplación favorecen la salud no sólo mental, sino también física y emocional por lo que optar por estas prácticas es algo muy recomendable.

Imagen: flickr


Escribe un comentario