Los cinco beneficios de saltar la cuerda

Saltar la cuerda

Saltar la cuerda es un ejercicio con importantes beneficios para la salud, que, además, destaca por ser muy barato para el que lo practica, ya que sólo requiere de una cuerda que puede comprarse en cualquier tienda especializada en artículos deportivos por no mucho dinero.

Una vez tenemos la cuerda, los expertos recomiendan utilizar calzado sin acolchamiento para aumentar el efecto del ejercicio sobre músculos y huesos, mientras que cuando se domina la técnica, lo ideal es hacerlo descalzo.

  1. Tonifica los músculos: Una de las mayores ventajas de este ejercicio es que trabaja un gran número de músculos al mismo tiempo, los abdominales entre ellos.
  2. Ayuda a perder peso: Es uno de los ejercicios que más grasa nos ayuda a quemar si lo practicamos a una intensidad adecuada.
  3. Previene las enfermedades cardiovasculares: El salto a la cuerda aumenta el ritmo cardíaco, lo que fortalece el corazón y todo el sistema cardiovascular.
  4. Mejora el sistema propioceptivo: Requiere que vista, manos y piernas trabajen de forma coordinada, un hecho que aumenta los reflejos y el equilibrio.
  5. Previene la osteoporosis: Saltar la cuerda supone un gran estrés para los huesos, los cuales reaccionan a este estímulo fortaleciéndose.

El salto a la cuerda es un ejercicio aeróbico, al igual que correr, pero hay quién dice que es más efectivo incluso que este, asegurando que hacen falta sólo diez minutos saltando para lograr los beneficios de media hora de running, aunque, naturalmente, todo dependerá de la intensidad con la que los llevemos a cabo.


Escribe un comentario