Ronquidos: por qué se ronca y cómo dejar de hacerlo

Roncar
Los ronquidos pueden dificultar gravemente la convivencia de pareja. En algunos casos, detrás se esconde una enfermedad grave como la apnea del sueño, la cual puede desembocar en una parada cardiorrespiratoria, aunque en la mayoría de ocasiones son provocados por patologías relativamente más leves, como el sobrepeso, las alergias, el tabaquismo y el alcoholismo. También juega un papel importante la postura, siendo totalmente desaconsejable dormir boca arriba, sobre todo si se tiene exceso de peso.

Roncar no siempre debe ser un problema. Sólo se convierte en uno cuando comienza a afectar a la salud o la convivencia de pareja. En el primero, se debe recurrir lo antes posible a un médico, mientras que en el segundo caso, cuando están causados por los factores anteriormente expuestos, pueden ser atajados combatiendo la raíz del problema.

Dejar de roncar no se consigue de la noche a la mañana, sobre todo si los ronquidos son provocados por el sobrepeso –la causa más común–, pero está claro que llevando una dieta equilibrada existen muchas probabilidades de dejar de hacerlo o, como mínimo, reducir su volumen y frecuencia en unos pocos meses.

La única forma efectiva de dejar de roncar es, como hemos apuntado anteriormente, atacando la raíz del problema, aunque existen ciertos remedios naturales que han demostrado su eficacia. Uno de los más populares es la salvia. Una infusión concentrada de esta planta antes de irse a dormir alivia los ronquidos.


Escribe un comentario