Respirarcion contra el dolor

image La respiración profunda actúa con eficacia sobre la tensión y el estrés mental, contribuyendo así a aliviar el dolor de las lesiones físicas y esta es la razón por la cual en la actualidad se ha incorporado a los tratamientos de pacientes con enfermedades dolorosas.

Para respirar profundamente, se inhala muy lentamente y se tratar de hacer la última inhalación por el mayor tiempo posible, haciendo lo mismo en la exhalación.

Se debe prestar especial atención al viaje del aire o aliento por el cuerpo, sintiendo como recorre las fosas nasales, la garganta, el pecho y llega al abdomen, donde debe permanecer en retención por un breve instante, antes de proceder a la exhalación.

Idealmente, deberíamos usar nuestro diafragma para jalar la respiración, pero muchos de nosotros usamos los músculos de los hombros y el pecho para sacar el aire, lo cual es erróneo, reduciendo la capacidad de oxigenar correctamente la sangre.

Después de comprender el proceso de la respiración profunda, podemos aplicarlo, sentados o parados, colocando las manos sobre el vientre, para sentir como este se infla, indicando el proceso correcto.

Practicarla por 5 a 10 minutos, brinda como resultado una mejora en el estado de ánimo, disminuyendo las tensiones, el estrés y el dolor.


Escribe un comentario