Respirar bien alivia el estres

image Una respuesta común al dolor y al estrés es tomar aire (hiperventilación) o simplemente dejar de respirar bien (respiraciones cortas), pero desgraciadamente estas acciones sólo  producen más ansiedad y no nos ayudaran a calmarnos.

Antes de quedar atrapados en una situación estresante, es útil practicar la respiración profunda, pero sobre una base regular, ya que la respiración profunda o abdominal es relajante y energizante, por lo cual ayuda a calmar la mente de forma más eficaz, poniendo freno o control sobre el estrés.

Así, debemos de forma intencional prestar atención a la respiración, pero regularmente, de ésta forma aprenderemos a tener más control sobre nuestra mente.

Si se construye la habilidad de prestar atención a la respiración abdominal o profunda, descubriremos que logramos más control sobre el pensamiento, tanto sobre en qué pensar, como en lo que se pensaba anteriormente.

Los cambios en la respiración actúan en los diversos grados de estrés mental o físico, por lo tanto si conscientemente cambiamos la forma en que estamos respirando, éste cambio afectará todos los niveles de nuestro ser, generando mayor equilibrio y alejando los efectos nocivos del estrés cotidiano.


Escribe un comentario