Remedios naturales para combatir el estrés

Lavanda

En la época de nuestras abuelas, esta frase que escuchamos hoy en día: “estoy estresado”, no se decía, porque esta enfermedad no existía como tal. Sin embargo, las abuelas sabían reconocer los momentos en los que una persona sufría este mal, aunque no sabían cómo llamarlo pero que decían proceder de los nervios.

Lavanda, aceite y sol

Veamos una forma natural y sencilla de combatir el estrés. Con la misma lavanda que se perfumaban los armarios, es posible combatir este problema. Las abuelas tomaban dos puñados de flores de lavanda recién cortadas y las maceraban al sol en un litro de aceite de oliva durante 3 días.

Después, las filtraban a través de un paño de hilo fino, tomaban más flores y las ponían de nuevo en el aceite filtrado con el fin de que tomara la esencia de la lavanda al máximo. Luego ponían la botella al sol durante 3 días más.

Más tarde, bien filtrado, a la persona que sufría un estrés se le daba un trozo de caña de azúcar con 4 gotas de aceite de lavanda cada mañana, hasta que su mejoría era evidente.

La yema de huevo para calmar

Entre los muchos alimentos que las abuelas daban para compensar el cansancio, la falta de concentración, o los dolores de cabeza, la yema de huevo era un remedio natural y eficaz. La yema alivia rápidamente todos estos contratiempos. Visto que no se debe abusar, se debe tomar cada 2 días a lo largo de dos semanas.

Las hierbas contra el estrés

Si os sentís presionado y con taquicardias, y tenéis la sensación de respirar con dificultad, un buen remedio será una infusión de tila o de flor de pasiflora.

Cuando el estrés afecta el sistema digestivo, conviene recurrir a un té a base de manzanilla o a una infusión de menta piperita. Si se ha acumulado tensión en los hombros, si se sufre insomnio o se sufren crisis de pánico, se puede probar con una infusión de valeriana media hora antes de irse a la cama.

Si el estrés provoca cefaleas de tensión y migrañas, será muy útil tomar una infusión de corteza de sauce. Finalmente, si se experimenta una sensación de agotamiento nervioso, se puede consumir avena, bien en infusión oa través de cualquier alimento elaborado con este producto natural.


Escribe un comentario