Remedios naturales para combatir la afonía

Afonia

Si se coloca una rama de tomillo en una taza de agua hirviendo, conviene dejarla reposar 10 minutos, luego se filtra la taza para separar el líquido de las eventuales hojas de tomillo. Se exprime medio limón y se mezcla el zumo con la infusión. Se añade una cucharada generosa de miel, y se toma a lo largo del día para aliviar los problemas de afonía.

Remedio a base de cebolla

También se puede reemplazar el tomillo por la cebolla. Esta última es un expectorante natural muy útil para cuidar los problemas respiratorios y la tos, pero también se recomienda en caso de afonía. Se corta una cebolla en taquitos, y luego se vierte agua y el zumo de un limón. Se deja macerar toda la noche, se filtra la mezcla y se bebe a temperatura media.

Remedio a base de jengibre

El jengibre es un tubérculo cuyas propiedades antibacterianas son útiles para cuidar la afonía. Se puede chupar directamente un trozo de raíz o preparar una tisana, añadiendo limón y miel.

Remedio a base de jaramago

El jaramago es una hierba con flores amarillas, excelente para cuidar los síntomas de la afonía. Los actores medievales la utilizaban para no quedarse sin voz durante sus representaciones.

Esta hierba se puede consumir en infusión, utilizarla para hacer gárgaras, o inhalar sus vapores. También se puede comprar el jarabe de jaramago en tiendas bio. Cada día conviene tomar una de estas preparaciones a lo largo de una semana. Si el estado no mejora de forma significativa en las primeras 48 horas, entonces conviene consultar con un médico.

Algunos consejos

Además de estos remedios naturales, se recomienda hablar lo menos posible, no gritar, y por supuesto llevar un pañuelo o una bufanda para mantener la garganta caliente. Conviene saber que los aceites esenciales también son un buen remedio para recuperar rápidamente la voz. Se puede poner por ejemplo una gota de aceite esencial de tomillo o de aceite esencial de limón en una cucharada sopera de miel e ingerirla. Finalmente, las cataplasmas de arcilla fría son excelentes para acelerar el proceso de curación.


Escribe un comentario