Reflujo: no lo tomes a la ligera

Reflujo y laringitis

El reflujo es esa horrible sensación de quemazón en el pecho, como si la comida recién ingerida regresara del estómago y una gran cantidad de agruras inundara la garganta. Esto es relativamente normal después de comer o beber en exceso, pero si esto está ocurriendo 3 veces por semana o más, es importante acudir con un especialista para que verifique si se trata de reflujo, de laringitis o si tan sólo hay que tener más cuidado con la dieta. 

  • Síntomas

Los síntomas más comunes y típicos son los ya mencionados: sensación de quemadura en el pecho, retorno del contenido alimenticio y agruras; pero también existen otros menos conocidos: carraspeo y sensación constante de querer aclarar la garganta, sensación permanente de tener una flema o cuerpo extraño en la garganta, cambio en el tono de voz o ronquera y dolor en el pecho.

  • Laringitis

La laringitis ocurre cuando se afectan las vías respiratorias altas, principalmente la laringe, debido a una exposición anormal del contenido ácido estomacal. Este padecimiento debe atenderse con tratamientos antinflamatorios y/o antimicrobianos con lo cual existirá una mejoría notable. También el asma puede estar asociada al reflujo, aunque en realidad se tratan de dos enfermedades independientes.

  • Para tomarse en cuenta

El reflujo puede causar un daño severo en el epitelio, y verse reflejado en la imposibilidad de realizar actividades cotidianas. Además, la relación entre los síntomas y la seriedad del padecimiento muchas veces no es directa, por lo que se puede tener síntomas severos sin presentar problemas graves, o mostrar síntomas leves cuando ya existe un daño severo.

Realizar los estudios y las evaluaciones pertinentes ayudará a determinar las características del reflujo y la intensidad del daño, así como el tratamiento más óptimo para cada caso.

Fuente: Reforma. Salud y Bienestar

Imagen: flickr


Escribe un comentario