Reflujo Gastroesofágico

reflujo

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) comúnmente conocida como reflujo es uno de los trastornos digestivos más frecuentes y algunos de sus síntomas característicos son: la sensación de quemazón estomacal, tos seca y disfonía.
El reflujo se relaciona con una condición recurrente de flujo retrógrado del contenido gástrico hacia el esófago.

Una de las causas de reflujo es la disminución de la salivación (hiposalivación) o de los movimientos de deglución. Esto se da durante el sueño y causa episodios de reflujo durante la noche. La reducción de saliva también se da por efecto de algunos medicamentos y ocurre en los fumadores como un intervalo en la limpieza del esófago.

Cuando llega ácido al esófago debido al reflujo, aumenta la producción de saliva dando como síntoma la sialorrea o hipersalivación.
El esfínter esofágico inferior y el diafragma constituyen el mecanismo antirreflujo más importante y efectivo. Si la presión de éste esfínter disminuye se favorece la aparición de episodios de reflujo.

Se consideran signos de reflujo:

  • la sensación de quemazón desde la “boca del estómago” hacia la base del cuello
  • la regurgitación
  • el dolor y/o la dificultad al deglutir
  • la tos seca (sobretodo nocturna)
  • la dificultad para respirar durante la noche
  • la disfonía o afonía matinal
  • la halitosis (mal aliento)

El líquido ácido que se genera por el reflujo puede provocar lesiones (esofagitis, úlceras, estrecheces, etc.) en sectores no adaptados a recibir pH tan bajos. Se debe tener en cuenta que la existencia de síntomas no implica lesiones y visceversa.
El diagnóstico médico puede aproximarse al manifestarse los síntomas pero la enfermedad se confirma con estudios posteriores.

Medidas para aliviar los síntomas de reflujo:

  • elevar la cabecera de la cama
  • no acostarse enseguida de comer
  • no usar ropa ajustada
  • evitar el tabaco y el café
  • evitar las bebidas calientes y las efervescentes
  • no comer chocolate, menta, ajo y cebolla
  • controlar tu peso

También es importante decirle al médico si tomas alguna medicación habitualmente porque ésta puede contribuir al reflujo.
La obesidad predispone al desarrollo del reflujo como consecuencia de la menor presión del esfínter esofágico inferior, o de los trastornos de la motilidad esofágica, o por la presencia de hernia hiatal.

En caso de que las medidas preventivas no alcancen existen medicamentos para tratar el reflujo y si aún no fuera suficiente se puede requerir tratamiento quirúrgico. Todo esto evaluado por un médico o un médico especialista en el tema como un gastroenterólogo.

Fuente | Nutriguía para Todos


Un comentario

  1.   Dulce dijo

    Se siente horrible tener reflujo, arde y luego uno tiene nauseas todo eldía, yo he probado con remedios caseros para el reflujo como jugos de algunas verduras, algunas compresas y tés, me sirven bastante.

Escribe un comentario