Cómo reducir la grasa abdominal de una vez por todas

Vientre

Para reducir la grasa abdominal de manera completa y para siempre es necesario atacarla desde tres frentes. La obtención de un vientre plano pasa siempre por planes integrales asentados sobre la práctica regular de ejercicio, una dieta saludable y la búsqueda constante de un equilibrio mental.

Realiza ejercicio cardiovascular al menos tres veces a la semana. Correr, nadar, saltar a la cuerda y el senderismo con los que más calorías queman. Asegúrate de hacerlos transcurrir a una intensidad por tu parte, así como de alternar tramos exigentes con otros de recuperación. La grasa total del cuerpo se reducirá, especialmente la de la cintura si existen acumulaciones en dicha zona.

Aparta de la dieta los alimentos que contienen grasas trans. En este sentido, te conviene prestar atención a las frituras y la mayoría de alimentos procesados (barritas de cereales, patatas de bolsa, pan de molde…). En su lugar, si se quiere reducir la grasa abdominal, hay que incluir alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados. El aguacate, los frutos secos, las semillas y el aceite de oliva no pueden faltar en tu dieta. Las bayas, los alimentos ricos en fibra y las verduras de hoja verde también son nuestros aliados.

Otro factor de riesgo para la acumulación de grasa abdominal es el estrés. Y es que desencadena la producción de cortisol, una hormona relacionada con un mayor apetito y la hinchazón del vientre. De esta manera, en un plan integral para obtener una silueta más proporcionada tiene que figurar el yoga, la meditación u otras prácticas que contribuyan a devolvernos el equilibrio mental.


Escribe un comentario