Razones para no privarse de las comidas de Navidad

Caracoles

Cuando se piensa en las comidas de Navidad, a veces se piensa también en las calorías que las acompañan. Sin embargo, todo no es tan malo… Veamos algunas verdades que aliviarán nuestra conciencia a la hora de pensar en las cenas de estas fiestas.

Los caracoles son dietéticos

Como aperitivo o como entrante, los caracoles son toda una delicia. Comer caracoles, no sólo es un gusto para el paladar, sino también para la salud del organismo. Los caracoles son muy poco calóricos, alrededor de 70 kcal por cada 100g.

El salmón ahumado rico en omega 3

Este plato suele tener mala fama, porque se trata de un producto graso. Eso es cierto, pero se trata de grasa “buena”. El salmón ahumado está cargado de materias grasas, fuentes de omega 3. Estas previenen enfermedades cardiovasculares y favorecen el desarrollo y el funcionamiento de la retina, del cerebro, y del sistema nervioso. El pescado también es rico en vitaminas y minerales. Una tira de salmón ahumado de 40 g cubre, por ejemplo, el 12% de las necesidades diarias de vitaminas D, el 30% de vitaminas B3, y el 40% de vitaminas B12.

Las ostras son afrodisíacas

Las ostras se distinguen por su alto contenido en cinc, que favorece la producción de testosterona. Esta es la razón de la leyenda que pretende que los moluscos son afrodisíacos. Si bien es cierto que nada ha sido probado científicamente, los gastrónomos pueden garantizar que las ostras son poco calóricas, es decir unas 89 kcal por 8 unidades.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario