Razones para comer queso

 Trozos de queso

El queso contiene materias grasas, pero si se consume con moderación, podemos limitar su aporte en calorías. Más que el que queso en sí mismo, es la manera que tenemos de comerlo lo que puede originar la ingesta excesiva de grasa en el organismo.

No podemos olvidar que el contenido en materias grasas del queso varía de una clase a otra. Si 40 g de Emental aporta 11 g de lípidos, la misma cantidad de queso fresco de cabra tan solo aporta 2,4 g, pero un trozo de Camenbert supone un aporte de 30 g en materia grasa. Para haceros una idea del contenido real en lípidos de los quesos, es bueno que leamos las etiquetas con atención.

Las etiquetas del embalaje proporcionan el porcentaje de materia grasa, calculado con relación a la materia seca. Una indicación del 40% de materia grasa, significa que el queso, sin el agua que contiene, posee un 40% de lípidos. A mayor densidad del queso (con menos agua), mayor cantidad de calorías.

El queso es el rey de los alimentos ricos en calcio. A lo largo de toda la vida, el calcio es indispensable para el organismo: sin él, no tendríamos huesos. Durante todo el tiempo del crecimiento, el esqueleto aumenta sus necesidades en calcio, hasta alcanzar la adolescencia.

Por lo tanto, cerca de tres cuartas partes de los adolescentes tienen carencias de calcio: se deja de beber leche porque se considera una bebida de niños, y se mira con recelo a los quesos, por miedo a engordar. A los adultos, el calcio les permite mantener la dureza de los huesos, así como su renovación. Efectivamente, el esqueleto humano se renueva por completo 4 ó 5 veces en la vida.

La mujer debe aumentar el consumo de productos lácteos durante su embarazo y el período de lactancia, puesto que el recién nacido toma del organismo materno el calcio necesario para su crecimiento. El consumo de calcio es uno de los medios más eficaces para luchar contra la osteoporosis. Esta enfermedad se caracteriza por una pérdida ósea, pero rara vez la sufren los hombres. Las mujeres, una vez alcanzada la menopausia, son más propensas a tener esta carencia en calcio.

Más información – Obesidad y salud ósea


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario