Razones para comer pan a la hora de adelgazar

pan

Conocemos aquello de los tres productos lácteos al día, cinco frutas y verduras diarias… Pero nos olvidamos que entre 50 y 55% de las calorías cotidianas deben proceder de los glúcidos. El pan presenta justamente el mejor perfil para cumplir esta misión. Una barra de 100 g por ejemplo aporta 53 gramos de glúcidos, 9,2 g de proteínas, 0,4 gramos de lípidos, y 3,3 gramos de fibras, es decir 252 kcalorías.

¿Comer pan para calmar el hambre? Algunos hablarán de una herejía en los regímenes drásticos que practican. Y sin embargo, retrasa la sensación de saciedad, gracias a las fibras y a los glúcidos complejos que posee en su corteza y su miga. El truco: masticarlo mucho para que el efecto saciante dure. Evidentemente, autorizar el pan en caso de hambre no impide ser razonable en cuanto a la cantidad ingerida.

De hecho, las falsas ideas relacionadas con el pan encuentran su explicación en la oferta de pan de molde, pan vienés o panes especiales con nueces y cereales a base de queso. Y es que estas especialidades contienen añadidos que suben el aporte calórico. Por lo tanto no se recomiendan, a diferencia de la barra de pan y del integral. Estos dos últimos se caracterizan por un índice glicémico bajo.

El pan contiene hasta un máximo de 1,8% de lípidos, lo que es bastante poco. De hecho, más de dos tercios son grasas insaturadas. El colesterol malo se ve favorecido por las grasas saturadas.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario